Trasteando con Gnome Shell

Desde hace años uso Gnome2 tanto en casa como para el trabajo, y tengo ya mi “memoria muscular” adaptada a ese entorno.
Ahora se me presenta el problema de que la nueva versión de Gnome es muy diferente a la anterior y dado que antes o después tendré que acabar actualizando el sistema operativo a una nueva versión en la que no estará disponible la versión 2 de Gnome, va siendo hora de ir buscando una alternativa.

Para casa realmente me da casi igual, pero para el trabajo no quiero estar peleándome con el ordenador (precisamente unas de las razones por las que abandoné Windows).

En fin, que me he liado la manta a la cabeza y he actualizado uno de los PCs a Ubuntu 11.10. Unity lo descarté nada más verlo, así que he instalado Gnome Shell (Gnome3).

sudo apt-get install gnome-shell mutter

Una vez instalado cerramos la sesión y al pinchar en la ruedecilla dentada al lado de nuestro nombre de usuario podemos elegir la opción “Gnome” para entrar con este entorno.

Gnome3 no tiene casi opciones para personalizarlo, así que he instalado un programa que permite cambiar algunas cosillas:

sudo apt-get install gnome-tweak-tool

Ya puestos a dejarlo un poco bonito he instalado un tema de Android y la fuente Roboto, usando el pack de iconos Faenza que ya tenía instalados. Las fuentes las extraemos y las copiamos a ~/.fonts.

Para el tema primero descargamos dos archivos: el tema de Gnome Shell y el tema GTK. Extraemos este segundo archivo y copiamos la carpeta entera que se extrae a /usr/share/themes. Como necesitamos permisos de root para copiarlo, abrimos un explorador como root para hacerlo fácil:

gksu nautilus

Para instalar la otra parte del tema instalaremos antes una extensión de Gnome Shell que nos permita instalar temas:

sudo add-apt-repository ppa:webupd8team/gnome3
sudo apt-get update
sudo apt-get install gnome-shell-extensions-user-theme

Ya tenemos todo preparado. Abrimos el gnome-tweak-tool que hemos instalado antes (podemos pulsar alt+F2 y escribir ahí gnome-tweak-tool para ejecutarlo).

En el apartado Tema, donde pone Shell Theme pinchamos en el icono de la carpetita, al lado de donde pone “ninguno”, y se nos abre un diálogo donde podemos seleccionar el archivo zip del tema que nos hemos descargado antes. Una vez instalado, en el desplegable que hay a la derecha de ese botón podemos seleccionar este tema.

En “Tema de GTK+” y “Tema de la ventana” seleccionamos la opción “Ice Cream GTK”. Nos quedará algo como esto:

En el apartado “Tipografías” podemos configurar la fuente Roboto que hemos instalado antes:

 

Agregamos un wallpaper que combine, como éste, y listo.

Como resumen del ratillo que he estado probando Gnome Shell puedo decir que estéticamente la verdad es que está bastante cuidado, y tiene bastantes buenas ideas implementadas como por ejemplo el área de notificación en la parte inferior, o el tray oculto en la parte inferior derecha.

Para casa me parece perfectamente usable, de hecho de momento voy a seguir con él, pero para el trabajo aun no acabo de verlo claro. La gestión de ventanas ha cambiado mucho comparado con Gnome2, y no creo que se me vaya a hacer cómodo el trabajar con cantidad de aplicaciones abiertas a la vez en este entorno.