Los grupos de presión pro-copyright adoran la pornografía infantil

27 de Mayo del 2007. Johan Schlüte, cabeza del Grupo Anti-piratería Danés (Antipiratgruppen):

Debemos filtrar internet para vencer a la compartición de archivos online. Pero los políticos no entienden que compartir archivos online está mal, y esto es un problema para nosotros. Por tanto, debemos asociar el compartir archivos con la pornografía infantil. Porque eso es algo que los políticos comprenden, y algo que querrán filtrar fuera de internet.

Cary Sherman, presidente de la RIAA (Recording Industry Association of America):

Hicimos ver al Gobernador que existe solapamiento entre la pornografía infantil y la piratería, ya que todo tipo de archivos, legales o no, son compartidos por las redes peer-to-peer.

El plan de Schlüte funcionó: Dinamarca fué el primer país en censurar AllofMP3.com, y recientemente a The Pirate Bay.

Puedes buscar el término “pornografía infantil” junto con cualquiera de los grupos de presión pro-copyright y obtendrás cantidad de resultados, mostrando que hacen uso de él una y otra vez. Por ejemplo buscando la traducción sueca en la web de Per Strömbäck (miembro de un grupo de presión de la industria del copyright) devuelve más de 50 resultados.

El nivel de filtrado que se buscaba con la Protect IP Act era, aunque ofensivo por la violación de derechos resultante, totalmente ineficaz y fácil de sortear una vez aplicado. El objetivo de la aprobación de estas leyes no es su eficacia para combatir la piratería, su objetivo es abrir las puertas a la censura de las comunicaciones de terceras personas.

Una vez quede establecido que alguien tiene la capacidad y la responsabilidad de aplicar la censura en internet queda vía libre para aplicar presión política sobre ese alguien y conseguir que se filtre cualquier contenido que alguien considere que no debe ser distribuido.

La falacia del “pensad en los niños” es de eficacia aplastante: inserta una propuesta de ley con cualquier finalidad dentro de un envoltorio adornado como protección de los menores, y cualquiera que se oponga al paquete será mostrado públicamente como defensor del abuso infantil, ignorando completamente sus argumentaciones reales (argumentum ad logicam).

Resulta patético y extremadamente mezquino que estas entidades hagan uso de unos hechos tan graves como son los abusos a menores para impulsar sus intereses personales, y es más flagrante aun cuando ninguna de estas medidas tiene realmente efectos positivos de cara a la protección de esos niños.

De hecho según la asociación alemana Mogis de apoyo a adultos que sufrieron abusos cuando eran menores, el efecto podría ser el contrario:

La censura oculta el problema y hace que más niños sufran abusos. No hay que cerrar los ojos si no ver la realidad y actuar sobre ella. Los crímenes deben ser castigados, no ocultados.

Cuando crees que ya no se puede caer más bajo, los grupos de presión pro-copyright (RIAA, MPAA, SGAE, etc…) te sorprenden con nuevos niveles inmoralidad.