Windows 8 Consumer Preview [actualizado]

Después de la versión de prueba para desarrolladores que lleva ya tiempo disponible, Microsoft ha publicado hoy una versión de muestra de Windows 8 para usuarios.

En esta nueva versión de Windows Microsoft ha decidido finalmente romper con el paradigma tradicional de escritorio, siguiendo la línea de su nuevo estilo Metro ya visto en su sistema operativo para móviles.

Atrás queda el clásico botón de Inicio y, si nos guiamos por el interfaz de WindowsPhone7, encontraremos un escritorio con widgets dinámicos rectangulares más o menos minimalistas y bastante orientados a las pantallas táctiles.

Con todo lo que se está hablando de Windows 8 no he podido resistirme a descargar esta Consumer Preview, así que sin más preámbulos vamos a ver qué nos ofrecerá el nuevo sistema operativo de Microsoft.

Al menos la pantalla azul tiene una presentación más agradable, aunque me parece ligeramente ofensivo que asuman que lo que necesita ser reparado es mi PC.

[actualización]

Finalmente tras darle algunas vueltas conseguí hacerlo funcionar en VMWare. Una cosa absurda es que si tienes configurada una unidad de floppy en la máquina virtual el instalador de Windows8 entra en un bucle y no para de reiniciarse.

ADVERTENCIA: esto que vais a ver es Windows8. En serio. No es una broma. De verdad que es así.

La instalación en sí ha llevado su tiempo. No si se será por haberlo instalado una máquina virtual, pero he hecho cantidad de instalaciones de Windows 2003 exactamente de la misma forma y tardaron mucho menos.

Una vez completada (con dos reinicios incluidos) llegamos a la parte de la configuración… y no empezamos con buen pie: de entrada me dice que tengo que crear un LiveID.

Vale, vamos a crearlo… pero ¿para qué diablos necesitas saber mi código postal?.

En el siguiente paso la cosa sigue empeorando: por el bien de la seguridad de mi cuenta, Microsoft quiere elija dos de tres opciones. Coja las que coja no me queda más opción que o bien darle mi número de teléfono u otra dirección de correo.

Pero todavía no hemos acabado: Microsoft también siente la necesidad de saber la fecha de mi nacimiento y mi género. Ya de paso también me sugiere que acepte recibir spam.

Afortunadamente eso es todo, una vez completado este paso ya tengo mi flamante cuenta de usuario en Windows8:

Sinceramente: no soy diseñador y mis dotes artísticas en ese sentido son nulas, pero ahora mismo no soy capaz de concebir un avatar de usuario por defecto más cutre que ese.

Ahora que tengo creado un LiveID (que en principio no tenía intención alguna de crear) debo entrar en mi buzón de GMail al correo de confirmación de creación del LiveID, que me lleva a Hotmail. Allí me sugieren de forma totalmente desinteresada que tengo a mi disposición la opción de redirigir mi correo de GMail a mi nueva cuenta de Hotmail.

Además me sugieren darme de alta en algunas redes sociales, entre las que figura su socio Facebook pero obviamente no aparece Google+.

Y a todo esto, ¿por qué tengo una cuenta de Hotmail? ¿No se quejaba Microsoft precisamente de que Google te daba de alta en otros de sus servicios al crear una cuenta en uno de ellos?

En fin, vamos al tema. Tras cinco minutos en esa pantalla, Windows ya tiene preparado mi escritorio:

Es… hmm… interesante.

Cada uno de esos rectángulos de la pantalla representa a una aplicación, y su contenido se actualiza con información de esa aplicación. Por ejemplo en el rectángulo verde del calendario (una vez sincronizado con la cuenta de LiveID) podría ver los eventos que tengo para el día de hoy.

Calendario

No suena mal, así que voy a entrar a ver si hay que configurar algo para que funcione (porque de momento no sale nada, sólo un icono). Hago click en el rectángulo verde con el dibujo del calendario y se me presenta a pantalla completa la fastuosa presentación de la aplicación:

Tras un ratillo disfrutando de esta pantalla (me dio tiempo irme al Overview de Gnome Shell, buscar la aplicación de captura de pantalla y hacer la captura) accedemos a un calendario apto para miopes.

Digo yo: ¿no se le ha ocurrido a nadie en Microsoft que a lo mejor, no se, podría querer consultar el calendario mientras hablo con alguien en un chat para consultar fechas? ¿Y que a lo mejor el tener que abrir el calendario a pantalla completa y perder de vista el chat no es lo más cómodo?

Una vez aquí dentro surge una pregunta: ¿y cómo salgo? Pues con el evidente y nada obtuso método de llevar ir con el ratón a la esquina inferior izquierda de la pantalla, donde se abrirá un pequeño recuadro que nos permite pincharlo para volver al escritorio. Eso sí, tienes que pinchar el recuadro en la esquina inferior izquierda, porque como pongas el puntero sobre él desaparece.

Clima

Nunca he sido muy fan de los widgets de información meteorológica (me resulta un poco redundante cuando puedo simplemente mirar por la ventana) pero ya que está ahí vamos a echarle un vistazo.

El diseño es… bueno, es Metro. Tiene varias secciones a las que accedemos moviéndonos en horizontal, ya que están como pegadas una con otra formando una superficie continua.

Supongo que en equipos con pantallas táctiles (por ejemplo tablets) resultará más intuitivo y visualmente agradable, pero en el caso de la versión para PC como no podemos arrastrar con el dedo en horizontal (y por alguna razón tampoco vamos a poder hacerlo con el ratón) Microsoft ha decidido ponernos esa barra de desplazamiento que veis en la parte inferior de la imagen.

Dicha barra no es exclusiva de este programa, si no que está en general en todas partes donde haya un interfaz Metro, incluyendo el escritorio.

Internet Explorer

Sigamos viendo cosas. ¿Cómo será Internet Explorer? Hago click en el rectángulo correspondiente y…

Esto es lo que se conoce como “consistencia”: no se me ocurre cómo meter algunas aplicaciones en el interfaz Metro, así que voy a esconder un interfaz “clásico” y cuando haga falta voy y lo abro.

Para redondear la consistencia, a veces al abrir el Internet Explorer desde dentro de otra aplicación (por ejemplo si pinchas un enlace) sí que se abre con interfaz Metro.

Correo

Siguiendo con la exploración de Windows8 voy a configurar la cuenta de correo. Quizá una de las cosas más útiles de estos rectángulos del escritorio es el poder ver cosas como los correos sin leer de la bandeja de entrada, sin tener que abrir la aplicación.

No hay suerte, Windows8 no parece ser capaz de configurar una cuenta de GMail.

Según comentan otros usuarios, parece que no es posible configurar una cuenta que no sea de Hotmail. No se si es una limitación de esta versión Preview o si será así en la versión final.

Opciones de configuración

Para llegar hasta aquí tenemos otro intuitivo y nada obtuso procedimiento que consiste en llevar el ratón hasta la esquina inferior derecha, momento en el que aparecerán unas opciones en el borde derecho de la pantalla. Una de ellas nos llevará hasta las opciones de configuración.

¿No es hermoso el interfaz Metro?

Como dije en el artículo sobre WindowsPhone7, al ver Metro me viene a la cabeza una página web a la que no se le ha aplicado la hoja de estilos CSS: tiene potencial para ser un diseño elegante, pero por mucho que mires y te quedes esperando el estilo no llega. Sigue teniendo ese aspecto.

Conclusión

He de reconocerle a Microsoft la apuesta arriesgada por intentar introducir nuevos paradigmas en el escritorio del PC: no es fácil romper con la costumbre de años usando el modelo de ventanas e iconos, y por buena que sea tu nueva implementación siempre vas a encontrar resistencia por parte de los usuarios.

Dicho esto, esta implementación no es buena. Tal vez sea un interfaz apropiado para un tablet, pero en un PC rompe totalmente con cualquier tipo de flujo de trabajo productivo.

Quizá los usuarios que no tengan más requisitos que navegar por internet y consultar sus redes sociales puedan conformarse con Windows8, pero no veo forma de realizar ningún trabajo serio y medianamente complejo con un interfaz que insiste en presentar las aplicaciones a pantalla completa sin ningún mecanismo eficiente de multitarea.