No sin mi gato: Monster Shooter.

En principio los shooters no son algo que parezca que pueda resultar muy manejable en un móvil, y menos aun los que son en primera persona. En su día probé el Nova y sinceramente lo encontré injugable.

A pesar de esto hay unos cuantos juegos en el Market que han adoptado un sistema de control que sí funciona bastante bien: desde una perspectiva cenital, con el stick táctil izquierdo controlamos el movimiento y con el derecho la dirección hacia donde se dispara.

Monster Shooter es uno de estos juegos, y la verdad es que es bastante entretenido.

El trasfondo del juego aunque irrelevante es más o menos simpático: el gato de nuestro personaje ha sido abducido por extraterrestres, y éste hará lo que sea para salvarlo.

A partir de aquí se suceden pantallas en las que únicamente tendremos que preocuparnos por sobrevivir disparando a todo lo que se mueva. Empezamos con un arma base de munición infinita y con el dinero que vamos adquiriendo podremos comprar nueva equipación.

Las pantallas son cerradas y sin continuidad entre ellas (es decir, cuando acabamos una nos muestra las estadísticas y carga la siguiente) lo que permite poder echar partidas cortas si queremos.

Al llegar a determinada puntuación dentro de cada pantalla aparecerá un icono azul arriba a la izquierda. Al pulsarlo se abrirá un menú en el que podemos elegir una de entre varias mejoras, que nos durará hasta que acabe la pantalla actual: más velocidad de disparo, recarga más rápida, más velocidad al andar, mejoras de vida…

Las distintas combinaciones que podemos hacer con esas mejoras son lo que le da más vida al juego, además de hacer bastante más factible el completarlo incluso usando únicamente el arma que tenemos desde el principio.

A pesar de que la munición del arma básica es infinita, cada 80 balas tendremos que recargar, y ahí es donde está la dificultad del juego, en maniobrar entre la multitud de enemigos que aparecen en ocasiones calculando a quién disparar para abrirnos hueco y cuándo hacer las recargas.

El juego como digo es entretenido (y además gratuito) pero tiene también algunos puntos negativos.

Por una parte es bastante corto. Son tres escenario con diez pantallas cada uno, y la duración de cada pantalla no es demasiado larga (sobre todo en las primeras que son más sencillas).

El segundo punto negativo es el tema de la moda de intentar hacerte comprar cosas dentro del juego. Al menos en Monster Shooter puedes acabarte el juego entero sin necesidad de pagar nada, pero el dinero que recoges durante las partidas es bastante escaso y no podrás adquirir casi nada de equipación a no ser que compres dinero del juego con dinero real o que repitas las pantallas tropecientas veces para conseguir más (el juego es divertido, pero no tan divertido).

Para haceros una idea, tras completar el juego debí conseguir aproximadamente en total unos $1200. Ahora comparad eso con los precios de la tienda (teniendo en cuenta que además para cada arma hay que comprar munición, y que hay otra sección más con distintas mejoras):

Es cierto que se agradece que pongan juegos gratis en el Market, y de hecho es posible que si éste no fuese gratuito no lo hubiese descargado (porque ya tengo el Age of Zombies que es muy parecido, y ese sí que lo compré), pero prefiero que me cobren un precio razonable por un producto completo a que intenten sacarme dinero dentro del juego a costa de perder parte del contenido si decido (y decidiré, porque me parece absurdo) no comprar nada.

A fin de cuentas si compro el juego completo lo tendré completo siempre, mientras que de esta forma tendría que pagar cada vez que comenzase una nueva partida.

A pesar de todo esto el juego merece la pena, pero mejor saber estos detalles de antemano en vez de encontrártelos cuando ya estás enganchado jugando.