Shadowgun

Aunque no me vea jugando mucho a este tipo de juego en la pantalla del móvil, aprovechando la oferta de Google Play de aplicaciones a 0,49€ al final me decidí a comprarlo y echarle un vistazo.

Tras unos cuantos minutos de juego me ha sorprendido encontrarme con unos controles excelentes… y con una jugabilidad monótona.

Primero las partes positivas: tras haber probado otros shooters en Android y haber dado el género FPS (bueno, éste es un “third person shooter” en realidad) como infumable, me ha sorprendido que finalmente se haya encontrado un sistema de control que funcione aceptablemente bien.

Básicamente tenemos un stick táctil izquierdo para el movimiento del personaje que permanece invisible mientras no pongamos el dedo encima y que además se adapta a la posición inicial donde hagamos contacto con la pantalla.

A la derecha tenemos tres botones para disparar, recargar y rodar por el suelo, y podemos arrastrar en cualquier punto de la pantalla para mover la vista. Si iniciamos este movimiento desde el botón de disparo podremos seguir disparando mientras apuntamos.

Por extraño que parezca el control resulta bastante amigable, teniendo en cuenta los medios con que disponemos en una pantalla táctil.

Gráficamente está bastante conseguido, y no tiene nada que envidiar a cualquier juego de PSP… de hecho los supera (y curiosamente se controla mejor que los FPS de la portatil de Sony).

¿Y las partes malas? No he jugado tanto como para atreverme a asegurar que todo el juego vaya a ser así (aunque tiene toda la pinta) pero de entrada la impresión que da es de estar jugando a una versión menos elaborada de Gears of War. Es decir, no hay mucho más que hacer aparte de avanzar, cubrirse tras algo mientras eliminas a los enemigos, avanzar hasta el siguiente parapeto y repetir.

Sí que es cierto que han introducido un sistema de “hackeo” de cerraduras y terminales en plan mini-juego, pero ya puestos podrían haberlo elaborado un poco más. La mecánica del mini-juego es algo así como un Simon: unos botones con números se iluminan en una secuencia y deberemos repetirla en el mismo orden.

Si eso es un sistema de seguridad, supongo que en el mundo de Shadowgun la media de cociente intelectual de la población se encuentra varios puntos por debajo de “retrasado”.

Cuando veo cosas así siento nostalgia del System Shock (el 1, el original) y su sistema de “hacking” en el que realmente tenías que pensar, aunque más que por eso por estar diseñado como “bypass” del mecanismo y no como un sistema de validación por pregunta-respuesta. Será una tontería, pero añade puntos a la ambientación.

En resumidas cuentas por 0,49€ es un juego bastante recomendable, pero sólo por lo reducido del precio unido a lo sorprendente de encontrar un FPS jugable en un móvil, porque lo repetitivo del desarrollo le resta muchos puntos al total.

Aunque por otra parte… no se, a los amantes de Gears of War quizá les encante.