¿Compraste un Nokia Lumia? Mala suerte.

Microsoft anunció esta semana durante un evento en San Francisco las nuevas características de WP8, que será lanzado a lo largo de este año.

Soporte de procesadores multicore, NFC, DirectX… y la confirmación del rumor que se venía oyendo desde hace tiempo: ninguno de los smartphones que se están vendiendo actualmente con WP7 será actualizable a WP8.

Lo gracioso del asunto es que supuestamente la idea detrás de las restricciones de hardware impuestas por Microsoft para los dispositivos WP7 (un hardware obsoleto en comparación con el resto de smartphones del mercado) era facilitar las actualizaciones del sistema operativo sin tener que preocuparse por problemas de compatibilidad con hardware diverso.

Gracias a WP8 esa idea inicial da un giro de 180 grados y no sólo deja a los propietarios de móviles WP7 con un hardware anticuado si no también sin opción al nuevo sistema operativo.

Se nos ha estado diciendo todo este tiempo que WP no necesita móviles con dual-core, y resulta que ahora con el nuevo SO móvil de Microsoft los smartphones single-core que se han lanzado hasta el momento quedan obsoletos por limitaciones de hardware.

Podríamos comparar la situación de WP7 con Android, donde muchos móviles no reciben actualizaciones por parte de los fabricantes durante bastante tiempo (y algunos nunca) si no fuese por la incompatibilidad con WP7 de las aplicaciones desarrolladas para WP8 y la “integración” entre WP8 y Windows8.

Me explico: en Android nos encontramos con el problema de que gran cantidad de los móviles actuales no tienen la última versión del sistema operativo (Ice Cream Sandwich). Ante esto, a los desarrolladores de aplicaciones no les queda otra opción que crear sus productos para diversas versiones en vez de usar exclusivamente características de ICS y perder una gran cantidad de usuarios.

Con WP8 la situación cambia: el número de usuarios de WP7 es minúsculo, y aunque WP8 no logrará escalar en cuota de mercado hasta dentro de bastante tiempo (si lo consigue) los desarrolladores pueden crear aplicaciones de WP8 que funcionarán en Windows8 con cambios mínimos, y Windows8 (a pesar de las críticas y de que posiblemente gran cantidad de usuarios lo desinstalen igual que hicieron con Windows Vista) tiene garantizado como mínimo que vendrá preinstalado en todos los ordenadores a partir de la segunda mitad del año.

Esto significa que la ya relativamente escasa cantidad de aplicaciones disponibles para WP7 se va a quedar más o menos donde está. No hay incentivos para programar para esta plataforma cuando la cantidad de usuarios potenciales en WP8 (gracias a Windows8) es significativamente mayor.

En resumidas cuentas, si tenías intención de comprar un Nokia Lumia tal vez deberías reconsiderarlo, y si ya tienes uno… lo siento.