Nexus Q, bonito pero excesivamente limitado

Con una estética a caballo entre la esfera de Gantz y los calamares de Matrix, el nuevo dispositivo de Google es de los que podrías dejar tranquilamente a la vista en el salón en lugar de esconderlo en algún rincón.

La idea en principio es buena: conectar nuestra televisión de forma inalámbrica con nuestros smartphones y tablets de forma que podamos hacer streaming de cualquier contenido a la pantalla.

¿El problema? Que el aparato cuesta cerca de los 300 dólares y su utilidad no va mucho más allá de ahí.

Para empezar el Nexus Q no permite el uso de ningún tipo de almacenamiento interno, así que su uso como media server queda descartado. Tampoco parece que se pueda utilizar como cliente DLNA genérico, con lo que no podremos hacer streaming desde un PC si no únicamente desde un dispositivo Android o desde los archivos que tengamos guardados en Google Cloud.

No digo que no sea una funcionalidad interesante, pero personalmente la mayor parte de mis archivos de vídeo y audio los tengo en un PC y no en el móvil.

Otra de las funciones del Nexus Q es el streaming desde archivos de Google Play. Es decir, podemos alquilar una película y verla directamente en la tele a través de este dispositivo.

De nuevo la idea es buena, y de nuevo también surge un problema: el precio desorbitado del alquiler de películas en Google Play.

No dudo de que (a pesar de que no lo he probado) la calidad del servicio de streaming de Google pueda ser excelente, pero pedir casi cuatro euros por una película en alquiler que sólo puedes ver una vez me parece realmente excesivo.

Sale muchísimo más económico bajar al videoclub físico de toda la vida, por no hablar de otros servicios alternativos como Netflix (lamentablemente no disponible en nuestro país).

Respecto a los 299 dólares que Google nos pide por él, parece ser que los costes de producción se incrementaron por el hecho de estar fabricado en EEUU en vez de en las clásicas fábricas del lejano oriente.

Para un ciudadano de EEUU podría considerarse un punto a favor el que Google fomente el empleo local en vez de buscar la mano de obra más barata, pero a mi me queda igual de lejos un sitio que otro y me resulta bastante difícil justificar el precio del Nexus Q dada la limitada funcionalidad que ofrece.