Max Payne Mobile

Max Payne ha llegado a los dispositivos Android de la mano de los desarrolladores originales, y tiene todo lo que vimos en la versión de PC: la historia de novela negra, la narrativa ilustrada estilo comic, los seriales de televisión, las voces dobladas al castellano, la permanente mueca irónica en la cara de Max…

Lo tiene todo, excepto la diversión.

No hay nada nuevo que se pueda decir de un clásico como Max Payne, así que me voy a centrar exclusivamente en las diferencias entre esta versión móvil y el juego original del 2001.

Aparte de la calidad de la historia y del carisma del protagonista una de las cosas que hicieron de Max Payne un éxito fue la introducción del tiempo bala, una característica que añadía a los intercambios de disparos en tercera persona un toque de habilidad y estilo.

No había nada tan gratificante como doblar una esquina, dar un salto lateral en tiempo bala y colocar con precisión una bala en la cabeza de cada enemigo presente en la sala. Un toque de novedad respecto a los juegos de la época que marcaba toda la diferencia.

Y es aquí precisamente, en esta característica que hace de la jugabilidad de Max Payne algo especial, donde falla estrepitosamente la versión móvil.

Realmente no se puede decir que sea culpa de los desarrolladores ya que los controles están bastante bien implementados, es simplemente una limitación propia del control a través de botones táctiles. No hay precisión, y menos aún en el limitado tiempo que nos deja el bullet time para encajar una serie de disparos en puntos exactos.

El juego sigue siendo entretenido gracias a todos los otros factores que convirtieron a Max Payne en un clásico, pero para cualquiera que jugase en su día a la versión original, la versión móvil se convierte en un ejercicio de frustración.

 

Lo bueno Lo malo
Google Play
6.5
  • El Max Payne original,
    inalterado y completo
  • Doblado al castellano
  • Control mediocre