Need for Speed: Most Wanted

Need-for-Speed-MostWantedEA lleva ya unos cuantos juegos publicados para Android, desde Dead Space a FIFA pasando por unos cuantos juegos de coches como este NFS Most Wanted.

La mayor parte de estos títulos tienen una calidad notable, aunque por otra parte ahora mismo no me viene a la cabeza ninguno que sea gratuito… lo cual tampoco es de extrañar teniendo en cuenta que se trata de títulos de éxito en otras plataformas, y que sus respectivas versiones en Android están bastante cuidadas.

En el caso de Most Wanted se cumple tanto la existencia de dicho precio como la calidad, aunque con algunos “peros”.

NFS: MW es a grandes rasgos un juego de conducción arcade con escaso o nulo componente de simulación, cosa que por mi parte es perfecto ya que los simuladores de conducción se me hacen demasiado complejos para ser entretenidos.

La “novedad” de este Most Wanted respecto a títulos anteriores de la saga (al menos respecto a algunos de ellos) es la presencia de la policía en las carreras, intentando por todos los medios frenar nuestro coche y arrestarnos. Por lo demás lo de siempre: carreras con modelos de coches reales.

NFS: MW

Como puntos destacables están el apartado gráfico en primer lugar, que en lo que se refiere a los coches podría ser comparable sin problemas con la calidad gráfica de una PS3, y en segundo lugar un control muy suave (bastante más manejable que por ejemplo Asphalt 7).

Aspectos negativos tiene uno muy marcado: circuitos muy muy sencillos. Correremos casi constantemente por autopistas con curvas amplias donde apenas deberemos esforzarnos para mantener el trazado dentro de la carretera sin disminuir la velocidad.

Por otro lado tenemos un sistema de turbo que se recarga constantemente de forma automática, lo que hace las carreras aun más fáciles si cabe. El acoso de los coches de policía se convierte en algo casi anecdótico cuando podemos dejarlos atrás repetidamente a golpe de nitro.

need-for-speed-most-wanted-android

Otra cosa no necesariamente negativa pero que no es muy de mi agrado es la personalización de los coches. Vale que sólo podamos modificar el color de la carrocería, pero es que tampoco podemos aplicar mejoras permanentes de rendimiento. Deberemos en cambio pagar por ellas al comienzo de cada carrera.

La verdad es que a pesar de todas sus virtudes me cuesta recomendar este juego. Es cierto que está bien hecho, que de entrada resulta entretenido y que no viene acompañado de la frustración en los controles que tienen otros juegos de este tipo, pero me da la impresión de que a la larga no aporta nada nuevo y se convierte en algo repetitivo sin aportar nada más que coches que corren aun más rápido por circuitos prácticamente idénticos.

Lo bueno Lo malo
Google Play
6.5

  • Gráficos excelentes
  • Conducción suave y manejable

  • Circuitos excesivamente simples
  • Escasa personalización