Sobre Telegram y el absurdo estado actual de la mensajería instantánea

telegramSupongo que a estas alturas la mayoría habréis oído hablar de Telegram, la aplicación de mensajería instantánea “estilo Whatsapp” creada por los propietarios de la red social vk.com que ofrece como puntos fuertes un protocolo abierto y una mayor seguridad.

También estaréis todos ya algo cansados de oír eso de “nueva aplicación de chat! el futuro sustituto de Whatsapp!”… y es que han sido ya unos cuantos de estos, e incluso ese LINE que empezó tan fuerte acabó también en la cuneta.

Lo que yo me pregunto es: ¿no estáis ya un poco hasta los huevos de tantas apps de chat incompatibles entre si?

Y es que (adorado por unos, despreciado por otros y desconocido por la mayoría) ya existe un protocolo de comunicación abierto y usado de forma relativamente extensa: XMPP (quizá para algunos más conocido por su implementación en Jabber y GTalk).

¿Y cuál es la gracia del XMPP? Que puedes tener cientos de aplicaciones diferentes en distintos servidores, y todas pueden ser capaces de comunicarse entre si.

Imagina esto: pongamos que todas las aplicaciones actuales de chat usasen XMPP (y que todas fuesen federables… luego explico esto). Lo que significaría es que por ejemplo tú podrías preferir usar Whatsapp, algunos de tus amigos tal vez LINE, tus familiares Google Hangouts, y otros conocidos quizá por ejemplo Skype… ¡y todos podríais estar hablando entre vosotros cada uno desde el programa de su elección!

¿No sería simplemente acojonante?

Pues no, resulta que los desarrolladores de cada una de esas aplicaciones han preferido crear su propio protocolo cerrado y totalmente incompatible con el resto de aplicaciones, cerrándote a la comunicación con cualquiera que no tenga exactamente ese mismo programa.

Hablaba antes de que las aplicaciones fuesen “federables”. Una aplicación basada en XMPP puede permitir (o no, por ejemplo el chat de Facebook es XMPP y no lo permite) la “federación entre dominios”, lo que quiere decir que un usuario de Whatsapp (en el supuesto de que Whatsapp tuviese estas características) hablase con otro de LINE (de nuevo en el supuesto de que LINE funcionase con esto) a pesar de que Whatsapp y LINE pertenezcan a distintos “dominios”, o por ponerlo más claro, a distintas compañías.

Un ejemplo de una de las compañías que usaba XMPP de forma más extendida era Google con su GTalk, y maldito el día en que decidieron cambiar totalmente el protocolo y cerrarlo al convertir el servicio en lo que ahora es Hangouts… que sí, que es muy bonito y tiene muchas más cosas, pero es cerrado e igual de aislado del resto de servicios como Whatsapp o Skype.

Es bastante triste que sean este tipo de aplicaciones cerradas las que triunfen. Supongo que implementar un protocolo abierto carece de interés comercial, y por otra parte las aplicaciones basadas en Jabber no tienen ni suficiente marketing ni ofrecen muchas veces los mismos extras y adornos. Había esperanzas en GTalk pero… maldito el día, ya digo.

¿Y qué pasa con Telegram?

Pues que dentro de lo malo de estar en cierta forma reinventando la rueda en vez de implementar el XMPP/Jabber al menos estamos de nuevo ante un protocolo abierto (el MTProto), y esto permite sin ir más lejos que tengamos ya multitud de distintos clientes para prácticamente todas las plataformas imaginables, tanto móviles como PCs e incluso vía web.

Y no sólo que tengamos nuevas aplicaciones, también permite que aplicaciones ya existentes se puedan subir al carro e implementar compatibilidad con este protocolo. Para esto es necesario apoyo y que su uso alcance masa crítica.

Preferiría que fuese Jabber quien triunfase, pero ahora mismo Telegram tiene una oportunidad, y sería infinitamente mejor esto que seguir en el absurdo actual.

Personalmente ahora mismo tengo en mi móvil Hangouts, Whatsapp, Telegram y Skype, y tengo que usar diferentes aplicaciones para hablar con diferentes personas.

Es completamente ridículo.