Destino cruel

aa4838cc-1bfb-4871-bafd-fa3210bdcdf2._V330687884__SR300,300_Ah, Destiny. Aquella beta que supuestamente ofrecía una pequeña muestra del juego final y que resultaba ser casi una tercera parte del juego completo.

Aquel hype del mundo abierto con numerosos planetas para explorar y cantidad de actividades para hacer, que se quedó en cuatro áreas en cuatro planetas y un número limitado de actividades increíblemente repetitivas.

Aquellas promesas de DLCs con nuevas zonas y expansión de la historia que se quedó en abrir un par de pequeñas zonas ya existentes en los mapas, y más misiones inconexas, sin demasiado sentido y ninguna trascendencia.

Pues bien, llega el segundo DLC, House of Wolves, y con él una nueva vuelta de tuerca a la mecánica de máquina tragaperras.

Si quitamos de en medio la excusa de historia introducida para las escasas misiones del juego, en el fondo Destiny no es mucho más que una máquina de farmeo: repetición ad infinitum de misiones en las que tenemos una pequeña probabilidad de obtener equipación y materiales de mejora que nos permitirán repetir este mismo proceso en las mismas misiones pero con mayor dificultad, a fin de obtener igualmente equipación y materiales de mejora.

La parte que más prometía del juego original era la raid: una misión bastante larga y algo complicada, con pequeños puzzles que hacían imprescindible la cooperación. Al final el objetivo era el mismo que en el resto del juego: repetir la misión hasta conseguir obtener el equipo que sólo se podía obtener ahí, pero era al menos un proceso entretenido por su relativa complejidad.

Sword_Destiny

Llegó el primer DLC, The Dark Below, y algunos ilusos como yo esperaban que se potenciasen los puntos flacos que, de solucionarse gradualmente, se le podrían perdonar al juego original: más zonas para explorar, mayor variedad de actividades… básicamente que se siguiese en la línea que la Cámara de Cristal parecía mostrar.

Por supuesto no fue así, y de hecho la nueva raid se acercaba más a un simple asalto sólo que más largo y difícil por el nivel de los enemigos. El componente cooperativo de la Cámara de Cristal brillaba en su ausencia, reemplazado por la mera necesidad de mayor potencia de fuego… y de hecho al poco tiempo empezaron a aparecer vídeos de gente completando el raid en solitario, algo totalmente imposible en la Cámara de Cristal.

The-Shadow-Thief

Segundo DLC, House of Wolves. Aquí no hay raid, y aunque sí he de decir que las misiones tienen algo más de coherencia argumental que todo lo visto hasta ahora en Destiny, no dejan de ser un pequeño detalle que puedes completar en menos de dos horas (y eso tomándotelo con calma).

Además resulta casi insultante que para el desarrollo de estas misiones hayan cogido las mismas áreas ya existentes de otras misiones y asaltos pero poniendo el recorrido en sentido inverso… en plan “a ver si no se dan cuenta y se creen que son zonas nuevas”.

Lo que sí han añadido es un nuevo tipo de juego que de entrada pintaba interesante: el Presidio de los Ancianos (si bien para no desentonar con el resto del juego, no queda claro ni qué tiene de presidio ni quienes son los ancianos).

Si has jugado a Borderlands, imagínate el Underdome de Moxxi sólo que mucho más corto. Cuatro fases en cuatro zonas, cada una con una raza de enemigos, y en cada zona tres oleadas. Finalmente una quinta fase con un jefe final y, tras completar todo, acceso a tres cofres de recompensas, uno de los cuales garantiza que obtengas objetos de rareza elevada.

Hasta aquí suena como una nueva variación de la mecánica general del juego (repetir el presidio para obtener recompensas hasta que por puro azar consigas los objetos que quieres), pero es que hay una vuelta de tuerca adicional: para abrir ese cofre necesitas una llave, y el método de obtención de esa llave es en sí mismo una nueva máquina tragaperras.

En determinados puntos del mapa (jugando en modo libre) aparecen de vez en cuando desembarcos de caídos, en oleadas sucesivas al final de las cuales aparece un jefe. Tras derrotar a ese jefe aparecerá en algún punto cercano del mapa un cofre especial, y hay una muy pequeña posibilidad de que dentro de ese cofre haya una llave con la que poder abrir ese otro cofre del Presidio de los Ancianos.

Vamos, que se ha creado un sistema de farmeo paralelo que debemos realizar una y otra vez para poder acceder al farmeo principal y poder repetir este otro una y otra vez.

Entiendo que si tienes una cantidad brutal de tiempo libre que dedicar a Destiny, y si (importante) conoces a gente con la que jugar a Destiny que disponga de la misma cantidad de tiempo, el juego puede ser entretenido.

Además por otra parte soy consciente de que para cualquier cosa que te puedas imaginar, puedes encontrar a una cantidad considerable de gente a la que le guste. Y cuando digo cualquier cosa, quiero decir cualquier cosa.

Así y todo… en serio, Bungie?

timthumb

Si los rumores son ciertos la siguiente expansión de Septiembre añadirá un nuevo mapa, una nueva subclase de personaje, una nueva raid, y más asaltos y misiones. Lo cual no es que esté mal, pero estamos hablando ya de un juego que se va acercando al precio de una PS4 a base de vender en fascículos lo que podría perfectamente haber sido contenido del juego original.

Porque seamos serios, que vale que el trabajo de los desarrolladores tiene que pagarse, pero es que en estas expansiones dicho trabajo es, por decirlo de alguna forma, escaso. No es una nueva campaña, no son nuevos enemigos… es en su mayoría marcarte dentro de los mapas ya existentes un punto de origen y un punto de destino y decirte “vete de A a B matando lo que veas”. Y por eso y poco más me das 15€.

Este tipo de cosas (y otras mucho más elaboradas) las hacía la gente gratis en su casa en aquellos tiempos en que la mayoría de los juegos de este estilo permitían desarrollar MODs.

Hemos pasado de una época en la que había tal cantidad de mapas multijugador desarrollados por usuarios que tenías que buscar servidores que limitasen los mapas a un conjunto más o menos standard, a que ahora te cobren del orden de entre 15 y 30€ por 4 de estos mapas.

En el caso concreto de Destiny, además, hemos pasado de alargar la vida de un juego a base de campañas extensas con profundidad suficiente para aportar rejugabilidad (por ejemplo Dark Souls, sin tener que ir mucho más lejos) a alargarla artificialmente limitando las actividades que puedes realizar para obligarte a repetirlas con una frecuencia concreta (misiones y contratos diarios, misiones y raid semanales).

O sea, como un Candy Crush.

Ya digo que puedes encontrar siempre a alguien que le guste cualquier cosa, pero después de haber desarrollado Halo dudo mucho que fuese esto lo que Bungie tenía en mente cuando pensó en Destiny. La mano de Activision está presente en todos y cada uno de estos aspectos del juego.

Personalmente creo que si trabajase en Bungie me sentiría en estos momentos bastante frustrado con el rumbo que ha tomado todo esto.