Programando con Node-Webkit. 3: cliente-servidor

nodewebkitHace unos días hablaba de montar una aplicación cliente-servidor rápidamente usando ssh para ejecutar comandos remotos.

Bueno, funcionar funciona, pero tiene algunos inconvenientes como por ejemplo depender de usuarios de sistema con los que hacer login. Disponiendo de tiempo y ganas sería mejor desarrollar nuestro propia app de servidor con nuestro propio sistema de autenticación, y mejor aun si además con ello conseguimos que nuestra aplicación sea totalmente portable.

Puede haber mil formas de hacerlo, pero ya que estamos metidos con node-webkit le daremos una vuelta a una de sus alternativas en la vertiente de server: express.js.

Sigue leyendo

Error con ssh2 en Node-Webkit

nodewebkitPongamos que quieres desarrollar rápidamente una aplicación cliente-servidor en node-webkit, y que precisamente por la parte de “rápidamente” quieres centrarte en el cliente sin liarte con la comunicación con el servidor.

Una opción sencilla es usar ssh, ejecutando de forma remota en el servidor lo que necesitemos y capturando y parseando las respuestas.

Además querremos que nuestro cliente sea multiplataforma, así que buscando librerías de ssh en javascript encontraremos el módulo ssh2 de npm. Todo perfecto, estás a cinco minutos de tecleo de tener tu aplicación funcionando…

…Y entonces resulta que la conexión falla 4 de cada 5 veces sin tener ni idea de por qué.

Sigue leyendo

Programando con Node-Webkit. 2: build

nodewebkitEn el artículo anterior sobre node-webkit nos habíamos quedado con una aplicación de prueba sin más contenido que una cadena de texto, pero que ya podíamos ejecutar a través de nw y ver que efectivamente la cosa funcionaba.

Bien, pongamos que ya le hemos echado unas horas a nuestro programa y queremos distribuirlo a más gente… lo de decirles que se descarguen el node-webkit y usen “nw ./” desde la carpeta no es muy atractivo, mucho mejor si les damos un ejecutable sobre el que sólo necesitan hacer click para arrancarlo, verdad?

Para ayudarnos con esto está Grunt.

Sigue leyendo

Programando con Node-Webkit. 1: empezando

nodewebkitPodría inventarme excusas más técnicas sobre por qué me ha dado por probar a desarrollar con node-webkit, pero la realidad se reduce a “porque puedo”.

Por eso, y porque siempre me ha picado la curiosidad de diseñar interfaces de escritorio con CSS, y aunque node-webkit no es la única opción para ello (ni seguramente la mejor) sí tiene un cierto interés particular por lo rebuscada que es.

A fin de cuentas programar una aplicación de escritorio con funciones asíncronas es un poco como partir el filete con el tenedor y comerlo con el cuchillo: un desafío absurdo de consecuencias potencialmente interesantes.

Sigue leyendo

El F2P bien hecho es posible

Encontré hace tiempo en Google Play un juego llamado Giant Boulder of Death, de Adult Swim (el canal de televisión con series tan estrafalarias como Metalocalipsis).

No voy a hablar sin embargo de que sea un juego entretenido (que lo es) ni de que esté bien hecho (que lo está) ni de que tenga una mecánica de juego absurdamente simple que sin embargo es capaz de engancharte durante horas (que la tiene).

De lo que quiero hablar es de que este juego es F2P (Free to Play) y paradójicamente, en contra de todo a lo que estamos acostumbrados, no es un sacacuartos en el que intenten exprimir tu bolsillo para conseguir progresar en el juego.

Sigue leyendo

Sobre Telegram y el absurdo estado actual de la mensajería instantánea

telegramSupongo que a estas alturas la mayoría habréis oído hablar de Telegram, la aplicación de mensajería instantánea “estilo Whatsapp” creada por los propietarios de la red social vk.com que ofrece como puntos fuertes un protocolo abierto y una mayor seguridad.

También estaréis todos ya algo cansados de oír eso de “nueva aplicación de chat! el futuro sustituto de Whatsapp!”… y es que han sido ya unos cuantos de estos, e incluso ese LINE que empezó tan fuerte acabó también en la cuneta.

Lo que yo me pregunto es: ¿no estáis ya un poco hasta los huevos de tantas apps de chat incompatibles entre si?

Sigue leyendo

The land of the free

A la sombra del caso Snowden están ocurriendo otras cosas que no aparecen en los medios con tanto bombo y platillo (si es que aparecen en absoluto).

Hace unos días el proveedor de correo electrónico Lavabit cerraba sus puertas como única forma de negarse a una orden de registro de la NSA para permitir las escuchas a sus usuarios, así como una “gag order”  (“orden mordaza”, por decirlo de alguna forma, o quizá más correctamente “secreto de sumario”) que le impedía notificárselo a los mismos.

Recientemente también el periódico inglés The Guardian recibió una orden de “entregar o destruir” toda la documentación relacionada con el caso Snowden. Poco después de dicha orden las autoridades británicas se personaron en las oficinas del periódico para destruir físicamente los discos duros y equipos.

Un detalle curioso de este intento de silenciar a la prensa es la guasa y prepotencia con que se notificó la orden. Cuando The Guardian argumentó que sin los documentos no podría seguir investigando y publicando artículos sobre el caso Snowden, la (anónima) autoridad británica respondió que “ya habéis tenido vuestro debate, no hace falta que sigáis escribiendo”.

Y aun hay más: David Miranda (pareja del periodista de The Guardian Glen Greenwald) fue retenido e interrogado durante nueve horas en Heathrow bajo el amparo de las leyes antiterroristas, y dejado después libre sin cargos pero requisando su ordenador, móvil y discos.

Hoy mismo Pamela Jones ha publicado un artículo en Groklaw anunciando el cierre definitivo de la web, dedicada desde hace años al seguimiento y documentación de casos judiciales. Según PJ, tras el cierre de Lavabit y la imposibilidad manifiesta de mantener correspondencia privada con sus colaboradores no ve sentido ni medios a la continuación de la página.

Es posible, tal vez, que su explicación y cierre repentino sin permitir siquiera comentarios al artículo sean una forma de decir que al igual que Lavabit (y seguramente tantos otros servicios) también ha recibido una orden de la NSA y la consiguiente “gag order” que le prohíbe informar a nadie de que todas las comunicaciones con los colaboradores estarían intervenidas.

“Si la tiranía y la opresión llegan a esta tierra, será bajo el disfraz de la lucha contra un enemigo extranjero.”
— James Madison (4º presidente de EEUU)

 

Lo más triste, señor Madison, no es que la tiranía y la opresión lleguen a EEUU. El problema es que por extensión nos llega también a todos los demás.

Más dramas de internet: Youtube en WindowsPhone

YoutubeEs bastante probable que la mayoría ni siquiera sepa que no existe ninguna aplicación oficial de Youtube para WindowsPhone, tanto por el hecho de que la cantidad de usuarios de estos móviles es ínfima como por que aquellos que disponen de uno de estos dispositivos pueden usar alternativas no oficiales que para el caso sirven igual.

La cuestión es que Microsoft y Google están en estos momentos representando su pequeño drama sobre este asunto: Microsoft ha publicado ya dos versiones de su aplicación para Youtube y Google ha bloqueado ambas.

La explicación dada por Google: la aplicación de Microsoft no cumple con los términos de servicio de Youtube.

Sigue leyendo

¿Y ahora qué?

Ayer 14 de Noviembre vivimos la novena huelga general convocada en lo que llevamos de supuesta democracia, con un seguimiento más o menos numeroso dependiendo de a quién preguntes.

Bien, hoy es 15 de Noviembre. ¿Y ahora qué? ¿Ha cambiado algo? ¿Hemos conseguido algo? ¿Hay algún plan real para hacer cumplir nuestras exigencias o nos damos por satisfechos con haber pegado una pataleta?

Espero equivocarme pero creo que lo que hemos conseguido es (aparte de pérdidas millonarias) exactamente nada.

Una huelga es básicamente un mecanismo de extorsión legal que sirve como último recurso para que los trabajadores podamos reivindicar nuestros derechos frente a la empresa: mientras no lleguemos a un acuerdo no trabajo, y si yo no trabajo tu negocio no funciona.

En este caso sin embargo no estamos reivindicando derechos ante nuestros jefes. No trabajamos para el gobierno, el gobierno trabaja para nosotros. Imaginaros lo absurdo de la escena si para resolver una situación en la que los trabajadores estuviesen saboteando y robando a la empresa ésta se declarase en huelga.

No, en ese caso lo que pasaría es que para empezar los empleados irían a la calle, y posteriormente se abrirían vías judiciales para que a ser posible acabasen también en la cárcel.

La empresa tiene armas efectivas para negociar o resolver un conflicto. Tiene tu contrato en la mano y leyes que le apoyan para eliminarte de la ecuación si incumples tu contrato o delinques.

Nosotros, como empleadores de los miembros del gobierno, ¿qué tenemos? ¿Elecciones cada cuatro años? No tenemos nada. Les hemos dado a nuestros empleados todos los recursos para blindarse ante cualquier capacidad de presión.

¿A cuántos de vosotros os sigue pagando vuestra empresa a pesar de haber ido ayer a la huelga? Porque los diputados que hicieron huelga ayer cobran su sueldo íntegro… igual que lo siguen cobrando íntegro a pesar de ir a trabajar cuando les venga en gana, por otra parte.

¿Que les echas del gobierno a los cuatros años? ¿Y qué? Tienen la vida resuelta. Aunque se declarase una huelga general indefinida seríamos nosotros mismos quienes nos comeríamos las consecuencias, ellos siguen teniendo la vida resuelta aun en el caso de que el país entero se hunda.

Podemos colaborar en la ruina del país siguiendo el juego de las manipulaciones del grupo político de turno o de esas empresas llamadas sindicatos mientras el gobierno sigue actuando como le venga en gana desde la total impunidad, o podemos entrar en el congreso, sacarles arrastrando por los pies y dar ejemplo para el siguiente que venga.

Tras más de 30 años de esta falsa democracia y 9 huelgas generales… ¿han dejado de robarnos alguna vez?

Otra huelga más, ¿y ahora qué?

Apple vs la realidad

A nadie le sorprenderá saber que el 99% de lo que nos cuentan en la publicidad es mentira (el otro 1% es sólo parecido a la realidad), lo cual es curioso porque aunque obviamente el objetivo es presentar un producto de forma atractiva al final una vez lo tengas en tus manos vas a darte cuenta de todas las mentiras que te han colado.

Hay productos que son claramente una estafa y que por si mismos, sin el bonito envoltorio de la falsedad de un anuncio, nadie en su sano juicio compraría.

Hay otros en cambio que sí tienen cualidades interesantes, y es en estos donde más sorprende que te mientan descaradamente. La potencial satisfacción por los puntos positivos del producto se mezcla con la decepción de todo aquello que parecía y no es.

Apple se encuentra en este segundo caso: sus dispositivos podrán ser mejores o peores que los de otras marcas, pero está claro que en conjunto no están mal. Sin embargo, ¿qué pasa cuando comparamos los que nos vende la publicidad de Apple con cómo funcionan sus productos en realidad?

Pues esto: