Destino cruel

aa4838cc-1bfb-4871-bafd-fa3210bdcdf2._V330687884__SR300,300_Ah, Destiny. Aquella beta que supuestamente ofrecía una pequeña muestra del juego final y que resultaba ser casi una tercera parte del juego completo.

Aquel hype del mundo abierto con numerosos planetas para explorar y cantidad de actividades para hacer, que se quedó en cuatro áreas en cuatro planetas y un número limitado de actividades increíblemente repetitivas.

Aquellas promesas de DLCs con nuevas zonas y expansión de la historia que se quedó en abrir un par de pequeñas zonas ya existentes en los mapas, y más misiones inconexas, sin demasiado sentido y ninguna trascendencia.

Pues bien, llega el segundo DLC, House of Wolves, y con él una nueva vuelta de tuerca a la mecánica de máquina tragaperras.

Sigue leyendo