HTML5, WebGL e intereses varios

Tras años de dependencia de ese plugin de Flash plagado de fallos de seguridad, inestabilidad, uso intensivo de CPU, implementaciones más o menos chapuceras dependiendo de la plataforma (e incluso absoluta inexistencia en algunas de ellas) parece que poco a poco conseguiremos obtener la misma funcionalidad a través del estándar HTML5.

Sin embargo siendo internet un pastel tan grande, el control de la dirección que tomarán los estándares relacionados con él es un objetivo suculento para compañías que tradicionalmente han basado su modelo de negocio en imponer sus tecnologías propietarias y encerrar al mercado dentro de sus productos.

Sigue leyendo